20161019224854-heney.jpg

Se define a sí mismo como: un  creador disciplinado, investigador paciente y siempre proclive a cambios. Las cosas que le repugna  son:  El pantano, la modorra y la displicencia. “Mi vida ha estado marcada por el compromiso social y literario. Eso es lo más importante para mí”  Henry A. Petrie.

Para este escritor  “la  palabra siempre será subversiva”, un agente de cuidado porque toda buena palabra, toda buena literatura, viene de la luz y la propaga. La luz abre mentes y corazones, sin que importen los aposentos de la intimidad y los corredores públicos en los que uno interactúa. Henry A. Petrie. Nos comparte parte de sus experiencias en una entrevista para Nicaragua en línea que pueden leer a continuación.

Clarissa Altamirano ¿Cuál ha sido su influencia?

Henry A. Petrie: Todas y ninguna. Jamás he escrito pensando en alguna escuela o corriente literaria, o por seguir el estilo de alguien o de un grupo en particular. Mis lecturas son muchas y por supuesto, han influido en mi formación humanística. Pero decir, que este o aquel me ha influido sería negar la presencia del todo en mí.

La palabra siempre será subversiva

C.A: ¿La literatura para muchos es un escape donde se puede plasmar la denuncia social, se puede ser crítico en Nicaragua? ¿Existe esa crítica de parte de este gremio?

H.A.P: La palabra siempre será subversiva, un agente de cuidado porque toda buena palabra, toda buena literatura, viene de la luz y la propaga. La luz abre mentes y corazones, sin que importen los aposentos de la intimidad y los corredores públicos en los que uno interactúa.

Quienes hacen denuncia social no necesariamente están escapando de algo. Creo que esto no es correcto, porque la denuncia o crítica social más bien es expresión de un compromiso humano con determinadas realidades. El punto es no caer en el discurso panfletario, o en hacer política creyendo que es poesía o literatura.

Ahora, en cuanto a si se puede ser crítico en Nicaragua es algo que se debe ejercer en el pleno ejercicio de la libertad. Estimo que en este país hay crítica, hay voces que se expresan; lo que no hay es escucha, tampoco actitud receptiva de políticos y empresarios, en fin, de quienes tienen cuotas de poder.

En Nicaragua tenemos escritores y poetas serios, realmente comprometidos con la palabra y la condición humana, que escriben poesía o narrativa desde los padecimientos y aspiraciones de este tiempo, de sus particulares visiones del mundo y de la vida.

Pero claro, los anteriores son los menos. Otros tantos prefieren el intimismo. Pero en los más encontrarás un marcado interés de fama, de farándula festivalera, exacerbación del ego. Todo esto hace el mundillo hipócrita, megalómano. Estos son los que confunden la crítica con el cuecho, quienes se vuelven pirañas y alérgicos a todo compromiso social-humano, por lo suyo es el esnob.

“Un joven no está hecho, está en proceso formativo”

C.A: ¿Considera que los jóvenes escritores están haciendo literatura de calidad o se están quedando en la superficialidad?

H.A.P: Siempre tiendo a la juventud, de ahí vengo y he creído en ella. Un joven escritor no está hecho aún, está en proceso formativo. Las motivaciones pueden ser varias, desde el simple interés hasta la forja de conciencia de que realmente se quiere ser escritor-a. Por eso aparecen jóvenes y seguirán haciéndolo, de pronto alguien destaca, otros tanto se apagan; unos desaparecen apenas adquieren responsabilidades familiares o incursionan en otras actividades que les lucen más lucrativas o rentables; otros, quizá los menos, perseveran y se exigen arte, hasta lograr oficio.

No me preocupa si son superficiales y profundos, porque lo que realmente importa es que vivan, experimenten y escriban, hasta que dicho proceso y tiempo madure, muestre su valor literario.

Mal hacen quienes a ultranza dicen promover jóvenes a soslayo de la calidad y de su proceso de formación, cuando lo que corresponde es cuidarlos, animarlos al estudio y enseñarles el valor formativo y creativo de la crítica, del ejercicio constante y disciplinado.

“Tenemos expresiones grupales comprometidas”

C.A: Los escritores en cada época han desempeñado un papel importante, ¿qué papel están desempeñando los escritores actualmente en Nicaragua?

 H.A.P:  No puedo afirmar que todos, pero de los que conozco en su labor comprometida con la literatura, considero que están empeñados en proyectar el tiempo que estamos viviendo, de una u otra forma, pero existe algo más allá que lo literal, explico.

Tenemos expresiones grupales comprometidas, que trabajan con cierto ahínco  en determinados temas sociales, por ejemplo:

Escritores-as que elevan su voz, su palabra, en defensa del medio ambiente, que aunque no están agrupados son identificables. Incluso, de pronto se reúnen con cantores-as para brindar recitales musicales. Esto es muy importante, porque la poesía es naturaleza, un gran espíritu; mira cómo los colonos se están comiendo Bosawás. En esta expresión encontramos a poetas de las dos regiones autónomas caribeñas, Ninoska Chacón Blandón y Esthela Calderón, por ejemplo.

Cerca de quince poetas están agrupadas en contra de la violencia intrafamiliar y el feminicidio, a la cabeza está Christian Santos y Ninoska Chacón Blandón. Publicaron una muestra poética y brindan algunos recitales con esta temática.

La Asociación Nicaragüense de Escritoras (ANIDE), consecuente con el principio Equidad de género, está comprometida con la promoción de la literatura escrita por mujeres, lo que me parece encomiable, máxime en un país donde ha reinado el machismo y el patriarcado. Recientemente publicaron Hermanas de tinta, una muestra de poesía multiétnica de mujeres nicaragüenses, bastante amplia. 

Desde el Foro Nicaragüense de Cultura, sesenta poetas, narradores y algunos profesores de literatura están agrupados en el Programa Promoción de la Literatura Nicaragüense (PPLN), que este año cumplirá cinco años constantes y sonantes de promoción de la literatura nacional, así como la escritura creativa y la lectura. Este programa está asociado con Visión Mundial Nicaragua para la implementación exitosa de la metodología Leo, Comento, Imagino y Creo que este año cumplirá tres años. El PPLN actualmente está coordinado por el escritor teliqueño Pedro Alfonso Morales.

Ahí pues las más importantes expresiones de lo que están haciendo los escritores y escritoras actualmente en Nicaragua, además de escribir en la soledad o intimidad que a cada quien corresponde.

C.A:  A lo largo  de estos años, ¿qué es lo más importante que ha realizado en su vida?

H.A.P: Mi vida ha estado marcada por el compromiso social y literario. Eso es lo más importante para mí.

C.A: ¿Qué proyecto le quedan por hacer?

H.A.P: demás de la publicación de buena parte de mis obras inéditas y de concluir mis obras en construcción, continuar promoviendo la lectura y la escritura creativa. Esto es un compromiso fuerte con este país.

Pero además, estoy tentado a promover una organización cultural de nuevo tipo, con verdaderos órganos directivos, con una dinámica social desde la localidad, con un cuerpo orgánico real y direcciones de trabajo cultural priorizadas, todas vinculadas al desarrollo educativo, artístico y cultural de nuestro país.

C.A: Para escribir y parir ideas hay que tener motivación, algo que lo incentive, ¿cuál es su fuente de inspiración para escribir?

H.A.P:  La vida. El Todo. No tengo una motivación en particular, ahí existen muchas que llaman, que seducen…

“Un creador”

C.A: ¿Cómo se definiría usted?

H.A.P: Esencialmente, un creador disciplinado, investigador paciente y siempre proclive a cambios. Repugno el pantano, la modorra y la displicencia.

 

 

Las percepciones como el conocimiento son relativas

C.A: Hasta ahora ¿cuál considera su obra maestra?

 H.A.P:  No la pretendo ni creo que exista. El maestro sabe que todo el tiempo debe actualizarse, que las percepciones como el conocimiento son relativas. Lo que sí debe preocuparnos es entregar lo mejor de sí, exigirnos excelencia. La misma Biblia debe reconocer la verdad que siempre ha ocultado.

C.A: ¿Qué es lo que le hubiera gustado hacer y no pudo o está por hacer?

H.A.P:  Estoy dedicado a una trilogía de novelas. Nada más. No sé cuánto tiempo aún necesito para cumplir este empeño. Pero lo haré.

“Hay que diferenciar la crítica de la fauces destructivas”

C.A: ¿Por qué el gremio de escritores es tan crítico entre ellos mismo que llegan a ser crueles?

 H.A.P:  Hay que diferenciar la crítica de la fauces destructivas, descalificadoras e improductivas. Muchas veces se confunde la función de la crítica literaria con otra cosa. Hay quienes se concentran en sus contradicciones o querellas con el autor y no en el valor o aporte de la obra. 

El horror de los casos, hay quienes sin leer un libro lo descalifican a priori. Eso no es ético, ni profesional ni de persona realmente seria. Dicen: “Es un libro es malo...”, y no argumentan nada porque no han leído; o dicen “Qué mala poesía…”, solo porque lo leído no corresponde a su escuela, corriente, estilo o concepto de poesía que tiene. No buscan el alma, el brillo, sino la baba de su propia comidilla. De esta manera, la poesía que escriben los miskitos o los mayagnas no es poesía para ellos, en el más insensato, autoritario y discriminador proceder. Por supuesto, no dejan de ser etnocentristas.

Sin embargo, debo decir, que existe más de alguna isla de escritores-as que sí ejercen una crítica didáctica, y por tanto constructiva; que pretende olvidarse de las cuitas provinciales para observar mejor los valores, indistintamente de la localidad o nacionalidad, de las corrientes y de las modas. 

C.A: ¿Cuál es su pasatiempo favorito?

H.A.P:   Leer.

C.A:¿Qué es lo que más le desagrada?

 H.A.P: El pantano, la modorra y la displicencia. Me repugnan. Y las combato.

C.A:¿Quién determinó su carácter?

H.A.P: La vida. Las experiencias de mis múltiples procesos vitales.

C.A ¿Cuál es su escritor favorito?

H.A.P: Es una pléyade. No tengo uno, sino escritores referencias a quienes siempre voy en relecturas.

C.A:¿Un escritor es innato, nace o se hace?

H.A.P: No sé si nace. No sé. Solo sé que no hay arte sin fragua, sin proceso formativo. No hay escritor o escritora sin lecturas ni relecturas, fíjate en Rubén Darío, Pablo Antonio Cuadra, Carlos Martínez Rivas…

C.A: ¿Ha pensado incursionar en la política?

 H.A.P: Todo es político. Hasta la misma cultura. Pero si te refieres a la política partidaria, ya estuve ahí desde muy chavalo y a los treinta y siete años me expulsaron del Frente.

C.A: ¿Cómo transcurrió su infancia, qué influencia tuvo?

H.A.P: Mi infancia tuvo lugar en un hogar humilde, con madre soltera muy trabajadora y una abuela paterna entregada a sus nietos; anduvimos de un barrio a otro.

Quizá, algunos acontecimientos influyentes hayan sido: mi nacimiento en casa –no en hospital–; mi negativa a tomar leche de las tetas de mi madre; mis crisis asmáticas; ganar mis primeros centavos como parte del equipo tamboril de una gigantona; vivir el terremoto de 1972 y encontrarme a Joaquín Pasos entre los escombros. Me refiero a Cuadernos Universitarios dedicado al 25 aniversario de su muerte, publicado en septiembre de ese mismo año por la UNAN-León. También debo mencionar el grupo musical que integré y mis prácticas deportivas.

Lo que sigue después es adolescencia y juventud.

C.A: ¿De niño soñó con ser escritor?

H.A.P: De niño soñé mucho con seres extraños, los miraba y jugaba con ellos cuando mi familia dormía. Recuerdo muy bien esos sueños, se me quedaron grabados.

No soñé con ser escritor, sencillamente escribí un remedo de poema cuando tenía once años. Y a partir de ahí, animado por la poesía de Joaquín Pasos, continué haciéndolo hasta el día de hoy, sin importar si estaba en guerra o en el trabajo, desvelado o sosegado. Para mí, siempre ha habido tiempo para escribir, quien diga que el tiempo le alcanza a grados que le impide escribir, sencillo, no es escritor.

C.A: ¿Qué es lo que le inspira al escribir?

 H.A.P: Ya te respondí esta pregunta. La vida. Todo.

C.A: ¿Cuál es el recuerdo más bello de su vida?

H.A.P: Aún no lo sé, porque continúo viviendo. Y vivir para mí es pura experimentación, aventura, riesgo, atrevimiento. Así es que aún estoy tejiendo recuerdos, para luego considerar cuál o cuáles son los más bellos. Tarea que haré cuando tenga los años de Malaquías o un tantito más viejo que mi personaje.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.