20121106010147-jorgeeduardoarguellosanson2012.jpg

Para el escritor y poeta leonés Jorge Eduardo Arguello Sansón,  “Un verdadero poeta,  debe tener mucha humildad y sobre todo, libertad  para expresar  las ideas,  los compromisos  atan y matan la inspiración;  algunos poetas  han caído en el facilismo, no hay creatividad”. 

Señala que hoy día hay mucho narcisismo en los escritores, eso es peligrosísimo en la novela y la poesía,  un escritor debe ser muy humilde y escribir para que lo lean,  no para sí mismo. 

“He notado en los poetas y escritores nicaragüense  mucha fantasía,  evitan la realidad,  se saltan de un lugar a otro, no quieren denunciar lo que está pasando;  si no hay critica, ni libertad, es mejor que no escriban! ¿Entonces para que uno es  escritor?” No se puede tener miedo, sostiene el escritor  Arguello Sansón.  

Agrega que la  literatura en Nicaragua,  está en manos de un  monopolio literario, hay  tres o cuatro  que desprecian, desconocen, ignoran  y no apoyan al resto, hecho que califica de “grave para el gremio”.

 Un cura  descubrió su talento  

A los  diez años,  un cura descubrió su talento de poeta y escritor, al ganar un concurso literario con  una composición  de un volcán. “Aquí  muchos van a ser abogados o doctores, pero solo uno va hacer escritor  y me señaló a  mí.  Me regaló la colección de Gustavo Adolfo Becquer, la tuve hasta los 22 años, me la robaron”,  recuerda el escritor y poeta.

Jorge Eduardo Argüello Sansón,  nació un 5 de junio de 1940. Hijo de Mariana Sansón: una auténtica  poeta; descendientes directos de poetas  leoneses. Cursó la primaria en León. Recuerda que su infancia transcurrió con mucha tranquilidad, felicidad;  compartía con sus amigos las bicicletas y los patines, con los que  iba a jugar en el parque la Merced.

Su tortura era ir a clase donde los “curas fascistas” que habían llegado de España, le impartían clases.  “Tenían  métodos muy atrasados  en la educación,  era demasiado  disciplina y castigo, con ese método no se aprende nada,  lo que me causó fue un trauma”,  refieres el poeta, al recordar aquellos años. 

Tres bachilleratos

En 1953 llega a  Estados Unidos,  a estudiar  secundaria en una academia militar  en Virginia, con apenas 13 años de edad, allí aprendió disciplina  y moldeó su carácter, pero  no perdió su sensibilidad humana para denunciar injusticias y se afianzó su espíritu poético.  

Recuerda que al regresar a Nicaragua, no le reconocieron el bachillerato que hizo en Estados Unidos  y tuvo que volver a estudiar en el Instituto “Ramírez Goyena”. Luego se marchó a España, allí tampoco le reconocieron el bachillerato, porque Nicaragua estaba muy atrasada. Entonces tuvo que matricularse y estudiar de nuevo, esta vez en el Instituto “Benito Juárez”, de España. Sonríe al recordar que se bachilleró tres veces. 

A los 72 años, Jorge Eduardo Argüello, dice que lo más importante para un poeta es la libertad, para  escribir,   sin que nada ni nadie lo detenga.  El poeta leonés además de escribir novela,  poesía y obras  de teatro, también pinta y toma fotos. 

 

La comprensión y compasión

Arguello Sansón,  practica el zen desde hace 40años,   escuela de meditación  radicalista budista de Japón, de la rama el Soto.

Indica que también pasó un año en un convento  de sacerdotes budistas con la cabeza rapada,  “Allí se  aprende  a ver la vida con una gran  tranquilidad, se aprende  a ser  apacible,  humilde, compresivo y compasivo con todas  la personas,  hasta con el enemigo. “Muchas personas  han notado que soy tranquilo, me lo  han dicho”, afirma.

Residió en España, Francia e  Italia. Se graduó de Doctor en Derecho en la Universidad de Barcelona. Luego estudió una Maestría en Literatura en la Universidad  de California, Los Ángeles.

Influencia Materna

La influencia de su madre, la poeta Mariana Sansón, lo marcó. Recuerda que en una ocasión le dijo: “vos no servís para abogado,  por qué no estudias literatura? ”

“Mi madre me decía: uno tiene que estar seguro de lo que va  hacer y a escribir. Transmitir un mensaje social, que cambie a los seres humanos, eso lo busco en la literatura”, expresa.

 El poeta leonés,  habla de la constante búsqueda por la libertad a través de su literatura, encontrada en “Los héroes del algodón”,  su primera novela que recrea la época algodonera  en León (60-70) que marcó rumbo de la economía de la época. 

Ha escrito veintidós libros de poemas; cinco obras de teatro; seis novelas y 11 poemarios. Ha sido publicado en revistas y antologías. Pronto publicará su última obra, que ya se encuentra en la editorial de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN   León. 

Escribe con “pluma fuente”

Todas sus novelas la han escrito con su puño y letra con “pluma fuente”,  después la transcribe a computadora. Señala que no existe mayor placer para él, que escribir con una buena pluma de su  colección.

Advierte que para algunos este hecho puede parecerle una locura, pero la pluma le inspira y brinda el placer de escribir cada palabra de sus obras.  

Comentarios  Ir a formulario



gravatar.comAutor: Judith A Berlowitz

Saludos desde el pasado - Mi marido fue Isidoro Mauleon, profesor tuyo si mal no me acuerdo. Veo con gusto tu trayectoria actual-
Judith (Oakland CA)

Fecha: 07/12/2016 04:33.


Añadir un comentario



No será mostrado.